David Ríos (barman)

WMvocento_admin
October 3, 2018

Un campeón con alma de explorador

Cada año recorre ciudades de distintos países. Su oficio se desdobla en términos tan variados como barman, bartender, mixólogo, maître, experto en coctelería y sumiller. Pero todos estos conceptos tienen un denominador común: David Ríos es, ante todo, un hostelero vasco, un camarero con alma de explorador y todo un campeón de una disciplina profesional cuyos éxitos personales contribuyen a dignificar y elevar el nivel de formación y de conocimiento de la coctelería española.

Siempre ha estado detrás de la barra. Y delante de ella, con bandeja, lápiz y libreta en mano. Algunos le siguen llamando camarero, pero no le molesta. Es una profesión que sigue ejerciendo y de la que emergió como un ave fénix, catapultándole como el mejor bartender del mundo; un título que alcanzó en 2013, en la final de la sexta edición de la World Class Competition. Pero las mieles del éxito no se saborean fruto del trabajo de una noche. El éxito de David Ríos nace de la constancia, la dedicación, el esfuerzo autodidacta y las ganas de aprender. Con solo 18 años, David Ríos empezó a trabajar en una cafetería, junto a su hermano, sin apenas experiencia y convirtiéndose ambos en sus propios jefes. Una “cosa de locos”, recuerda con nostalgia. Esta etapa, sin embargo, sentaría las bases de una sólida experiencia forjada detrás de la barra.

Hoy, David Ríos, una de las voces más autorizadas de la coctelería mundial, se ha convertido en un profesional cotizado, un auténtico especialista de aquella modalidad que popularizara el gran Perico Chicote a mediados del siglo XX. La figura de Chicote, uno de los ‘grandes’ de la hostelería de nuestro país, no pasa inadvertida para David Ríos, quien lo define como un trozo de nuestra memoria y un personaje que marcó un antes y un después en la historia de la coctelería española.

Natural de Berango (Vizcaya), David Ríos atesora dos décadas de experiencia como camarero, maître, sumiller y bartender. Es propietario de Kobuk y Jigger en Bilbao y ganador de dos campeonatos de gintonic (nacional e internacional) en 2010 y 2011. No hay nada que se le resista, ni siquiera la formación, una parcela a la que ahora dedica buena parte de sus esfuerzos, pues imparte cursos, master class y ponencias, ejerciendo como asesor de profesionales y empresas por todo el mundo. Su contacto permanente con otras culturas y sus viajes por países de los cinco continentes le obligan a sumergirse en el conocimiento de bebidas e ingredientes muy dispares… un regalo para un profesional que se crece ante los retos y el contacto con nuevas experiencias.

David Ríos sostiene que el futuro del cóctel está asegurado, una tendencia que pisa fuerte y que ha llegado para quedarse. Aunque es probable que el cóctel esté viviendo uno de los mejores momentos de su historia, la cultura del combinado tardará algo más en calar en España, dada su escasa tradición. En los jóvenes está el futuro de su pervivencia, un público que tendrá que asumir, de una vez, el consumo moderado y la calidad, frente a la cantidad.
Por Javier Pérez Andrés