monica
14 de Enero de 2020

Nacho Manzano revindica, con la complicidad de Víctor Manuel y Paco Torreblanca, sus menús que comienzan con los platos y los vinos más contundentes.

Nacho Manzano comenzó a reflexionar sobre el tiempo que los comensales pasan en su restaurante (y en otros muchos), los platos que ofrecen y la sensación con la que salen del mismo, esas comidas que «se hacen cuesta arriba». «La comida perfecta es la que a las cinco o seis horas tengas hambre», indicó el cocinero de Casa Marcial. «No estamos capacitados para comer durante cuatro horas en un restaurante», incidió. Y por eso se planteó cambiar el orden de los platos. Una idea sacada de la tradición. «El cocida maragato se sirve primero la chicha y luego pasa a las legumbres y acabas con la sopa», recordó.

El cocinero asturiano reflexionó sobre su responsabilidad de agasajar a todos sus comensales, a que se sientan «cómodos». «Si tiene que ser con tres platos, pues que sea con tres platos», indicó. «Queremos que la gente disfrute, que se lo pase bien. Hay veces que vas a un restaurante por un plato concreto y cuando llegas no tienes ganas», señaló. «Otra cosa es el pan, que te lo comes entre plato y plato. Sumas cosas a tu organismo», indicó Manzano durante su ponencia ‘Mejor al revés’. «Me importa que la persona que salga de Casa Marcial lo haga a gusto, llegue a casa y pueda cenar», indicó.

Con la complicidad de Víctor Manuel, al que ruborizó el chef sacando al escenario su reciente libro de recetas, y el pastelero Paco Torreblanca, presentó su menú al revés compuesto por jabalí, una becada (una pechuga marinada con un toque de algas), raviolis, ensalada de angulas y remolacha y una «cuajada de apio con erizos que está en el límite entre un postre y un entrante». Poco a poco fueron apareciendo los platos en escena. «Este formato en esta época del año, con la caza, me gusta. Además, me va bien», reconoció el chef sin alaracas. Mientras, los dos comensales, disfrutaban de los platos de su amigo cocinero. Manzano está convencido que al invertir el menú, la sensación de ligereza aumenta.