Como afirman desde Carrasco, comer jamón no solo trata del gusto, es toda una experiencia sensorial. Este es precisamente el principal motivo que mueve al II Desafío Pan Ibérico Carrasco: encontrar un pan perfecto que ayude a potenciar los múltiples matices del jamón; una propuesta que haga resaltar todas las particularidades del producto y no sea un mero acompañante, sino el maridaje perfecto. Para ello, por segundo año, seis finalistas presentarán una receta original de pan que tendrán que defender ante un jurado en Reale Seguros Madrid Fusión el próximo 14 de enero.

csoriano
03 de Diciembre de 2019

El II Desafío Pan Ibérico Carrasco da continuidad a una búsqueda que arrancó la pasada edición de Reale Seguros Madrid Fusión con la victoria de Triticum. El proyecto liderado por Xevi Remón y Marc Martí en Barcelona ganó con su propuesta de Coc(k) ibérica, una especie de focaccia con un ligero ácido láctico que evita disfrazar el sabor del jamón. Un pan de textura crujiente y aspecto alveolado.


Tras una nueva búsqueda por todo el país, los seleccionados para esta II edición han sido: Anna Bellsolá de Baluard en Barcelona; Jesús Machí de Horno San Bartolomé en Valencia; Antonio Garrido de Panem en Madrid; Roberto Fernández de Crosta Ogitegia en Zalla, Vizcaya; Joaquín Marcos, que capitanea la Panadería Arapiles en Salamanca y Nuria Escarpe y Silene Carvalho Da Rocha de Amasa en Majadahonda, Madrid. Especialistas que entienden tanto de pan como la familia Carrasco lo hace de jamón.

Todos ellos tendrán que presentar una receta original del pan perfecto para saborear con el jamón ibérico de bellota Carrasco en un nuevo desafío, una maravillosa ocasión para poder presenciar la combinación perfecta entre pan y jamón, y así lograr un maridaje único ante un nuevo jurado en Reale Seguros Madrid Fusión 2020.

 Los participantes de esta nueva edición podrán perfeccionar ese maridaje gracias a los datos obtenidos del estudio “La calidad del jamón ibérico se puede predecir”, elaborado por la Universidad de Salamanca en colaboración con la Junta de Castilla y León y con Carrasco Ibéricos, que presenta un sofisticado panel de cata con un sistema de evaluación del jamón en base a 28 parámetros sensoriales objetivos basados en el aspecto (veteado, color…), olor (intensidad, curado…), sabor (dulce, retrogusto…), textura (jugosidad, dureza…) que se valoran del 0 al 9 dependiendo de su intensidad. 

Si hay un aspecto que diferencie a los jamones Carrasco es su intenso sabor, su ligero toque ‘dulzón’ con notas tostadas y el bajo punto de sal, lo que convierte a cada bocado en un sabor envolvente y jugoso que no satura, y cuya textura se deshace lentamente en el paladar. Cualidades, todas ellas, que dan sentido a su premisa “Del bueno” no es un tipo de jamón”. Un producto excelente que se logra gracias a factores clave como son su propia raza de cerdo ibérico, raza Carrasco, criado en libertad en la dehesa extremeña y alimentado con bellotas. Así como el cuidado proceso de curación en los secaderos de Guijuelo (Salamanca), donde recibe vientos fríos y secos en invierno y calurosos en verano procedentes de la Sierra de Gredos y Béjar.

II DESAFÍO PAN IBÉRICO CARRASCO

Día: martes 14 de enero
Hora: 18:30h a 19:00h
Lugar: Escenario Polivalente de Reale Seguros Madrid Fusión