Ángel León

WMvocento_admin
octubre 3, 2018
Ángel León El timón de Poseidón Dicen que Ángel León se cosió en el alma una rosa de los vientos y en agradecimiento Poseidón le entregó un timón mágico que le impide perderse en la tierra, donde a punto estuvo, y le marca los cinco puntos cardinales que debe atender en cada uno de sus proyectos vitales: sorpresa, técnica, belleza, fantasía y compromiso. Llega a Reale Seguros Madrid Fusión 2019 con la fantasía casi bíblica de convertir el agua de mar en sal y que la energía que se libera en el proceso cocine un pescado. La formación de los cristales salinos ante los ojos del comensal es un espectáculo bello y sorprendente detrás del que se esconde estudio y conocimiento, una técnica prodigiosa que pronto será pública. He ahí el compromiso: compartir los hallazgos con los compañeros y trascender a la sociedad, siempre que sea posible. El gaditano ya ha cosechado todos los reconocimientos con los que un cocinero de su edad puede soñar en forma de estrellas, pero no está ni cansado, ni acomodado, ni gastado, ni mucho menos de retirada. En su cabeza se cruzan las ideas nuevas como atunes en un banco y cada temporada demuestra que los secretos del mar que él consigue descifrar y llevar al plato de un restaurante, pura fantasía, no van a agotarse. La creatividad, la búsqueda y la vanguardia, entendida como la lucha de un imposible por convertirse en posible, tienen todo el sentido. Cada vez que se hace a la mar siente que estas fuerzas pulsan sus sienes y se le agita la sangre. Sin embargo, su grandeza como cocinero no reside solo en ese talento creativo -que ya le convertiría en uno de los grandes- sino en el modo de entender la cocina como una herramienta de transformación social, lo que le empuja a dedicar su talento no a acumular todo el dinero posible sino a defender con sus descubrimientos, que a punto están de ganarse las mayúsculas, la mejora de la calidad de vida del planeta, sus mares y sus seres humanos. Por Benjamín Lana