Antoni Escribà (fallecido/deceased 2004)

WMvocento_admin
octubre 3, 2018

Tenía dos pastelerías en Barcelona, una en la Gran Vía y la otra en Les Rambles, al lado mismo de la Boquería. Se le recuerda con especial admiración su "tortell de crema" y las "monas" cuando llegaba la Pascua, aunque sus pasteles también eran verdaderas obras de arte. Era especialmente conocido por el dominio que tenía del chocolate.

El pastelero barcelonés Antoni Escribà falleció en 2004 en Cadaqués a los 73 años de edad a causa de un accidente. Escribà, que regentaba dos de las pastelerías más prestigiosas de Barcelona, pertenecía a la tercera generación de una familia de pasteleros. Con él se fue una parte de la tradición pastelera de la capital catalana, junto con Foix de Sarrià (impresionante su "tartaleta de gerds"), el increible Oriol Balaguer, el Sacher delicioso de Xocoa y uno no tan conocido pero con un increible "tortell" el Forn Sant Joan de la calle Astúries con Torrent de l'Olla era uno de mis referentes en cuanto a pastelería barcelonesa.

Escribà es, probablemente, la pastelería más famosa de Barcelona. Todo comenzó en 1906. Mateu Serra i Capell era repartidor de carbón y acabó estableciéndose por su cuenta como panadero. El día de Sant Jaume abrió las puertas de su horno de pan en el número 546 de la Gran Vía de Barcelona. En ese local seguía hasta hace unos meses su nieto, Antoni Escribà i Serra, y sus bisnietos. El horno de la Gran Vía no tardó en convertirse en la mejor panadería del barrio. Su fachada y su interior modernista eran la admiración del vecindario, tanto como los "passtissets de Tortosa" que elaboraba su mujer, Josefina Gala i Bosch.

De los cinco hijos que tuvieron, Josefa se casó en 1927 con un joven procedente de Bellpuig, Antoni Escribà i Casas, que había aprendido el oficio de confitero y trabajaba en la confitería familiar. El matrimonio se instaló a vivir en la trastienda. Su dueño era el gran campeón de las "monas de Pascua", figuras de chocolate de formas inverosímiles. Uno de los dulces típicos es la 'Rambla' de chocolate, trufa y galleta. La decoración del local hace honor a su historia y es una de las más bonitas de la ciudad. En este sentido, Escribà recibió la Medalla de Oro al Mérito Cultural del Ayuntamiento de Barcelona, en reconocimiento a su dedicación durante 60 años al arte de la confitería y de la pastelería y en su aportación al prestigio de la cultura gastronómica de Cataluña.

Escribà ha inauguradola primera y única sala de exposiciones de pasteles de Europa para atender con mimo y calma a sus numerosos clientes, con visitas individualizadas directamente con Christian Escribà. "Pide lo que se te ocurra, y si no se te ocurre nada, nosotros te daremos ideas", es el lema de la casa.

Hasta ahora, Escribà ha demostrado que todo lo que sale de la imaginación humana puede convertirse en dulce. Y han superado todos los retos. Pero sus proyectos van más allá de los simples pasteles: han creado auténticas perfomances comestibles y lo hacen en cualquier rincón del mundo. Su último invento son los caterings a medida del consumidor, en los que el cliente no se preocupa de nada: desde las sillas hasta los manteles, la cubertería o la cristalería. Organizan fiestas particulares o las organizan en el "xiringuito" de la playa de Bogatell a partir de 30 personas: un buen pica pica marinero para comenzar, excelentes arroces y paellas elaborados en directo por Joan Escribà y los mejores postres de la casa.

Además del establecimiento de la Gran Vía, la emblemática pastelería "Escribà", en el número 77 de Ramblas está, no sólo es un precioso lugar modernista (incluyendo su llamativo interior), sino que se ha ganado fama de ofrecer calidad en sus productos.

 

Por Helena Castell

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>