Dani García

WMvocento_admin
octubre 3, 2018
  Dani García (Restaurante Dani García)   Daniel García (Marbella, 1975) es probablemente el cocinero andaluz más importante de su generación y un referente imprescindible de la cocina española de vanguardia. Formado en la prestigiosa Escuela de Hostelería de Málaga, La Cónsula, inició su carrera en 1996 de la mano de Martín Berasategui. De él adquiere su pasión por la cocina, su disciplina y rigor en el trabajo y ese equilibrio de ingredientes que preside todos sus platos.   Con apenas 23 años se hace cargo de la cocina del Tragabuches de Ronda –mítico restaurante de la Andalucía del cambio de milenio– y apenas unos años después, con 25, obtiene su primera y codiciada estrella Michelin. De ahí a su traslado a Marbella en 2005, donde al frente de Calima, en el Hotel Meliá Don Pepe, alcanzaría su segunda estrella en 2010 y, con ella, su consagración como uno de los cocineros clave de la nueva vanguardia española.   Son años de proyectos diversos, más o menos exitosos, que le llevaron a participar en La Moraga, una cadena de gastrobares que llegó a tener media docena de establecimientos entre Madrid y la Costa del Sol, y a abrir Manzanilla, en Nueva York, en 2013. Una etapa de crecimiento personal y maduración.   Es en 2014 cuando da el gran salto con su traslado al Hotel Puente Romano y la creación de su Restaurante Dani García y de BiBo Andalusian Brasserie & Tapas. Con ello llega la profesionalización del grupo, su expansión con la apertura de BiBo Madrid, la creación de Dani García Eventos –un servicio de catering de alta cocina–, Lobito de Mar –un chiringuito urbano en plena milla de oro de Marbella– y la Fundación Dani García, dedicada a la investigación, educación y divulgación de hábitos alimentarios saludables en la infancia. Un proceso que aún está comenzando y que le llevará a afrontar nuevas aperturas en un futuro cercano   Dani García basa su cocina en el producto, con el recetario andaluz como base y el carácter internacional como hilo conductor. Los suyos son sabores tradicionales a los que aporta nuevas texturas, técnicas de cocina de vanguardia y contrastes de temperaturas en presentaciones bellas e imaginativas, con platos cargados de matices.   Por Carlos Mateos