Elena Arzak

 

 

WMvocento_admin
octubre 3, 2018
Elena Arzak Hay territorios que forman ya parte de la geografía histórica de nuestra gastronomía. Entre ellos, San Sebastián ocupa un lugar de privilegio, convertida ya en uno de esos destinos de resonancias míticas que los cocineros y los gastrónomos mencionan con respeto. Del mismo modo hay apellidos, no demasiados, que forman ya parte de la memoria gastronómica global: Pic, Troisgros, Adrià, Roca. Apellidos que hablan de sagas, de tradiciones capaces de saltar de generación en generación y seguir vigentes con el paso del tiempo. De todos ellos seguramente Arzak sea el que tenga unas connotaciones más profundas por su carácter fundacional, casi totémico en nuestro imaginario gastronómico. Y Elena es la responsable de mantener esa legado no sólo vivo sino en evolución. Elena Arzak es el ejemplo perfecto de cocinera de la generación post – Nueva Cocina Vasca, esa que fue capaz proyectar los postulados de sus predecesores hacia el futuro sin estridencias, de una manera natural y fluida. Elena ha sabido hacerlo –sigue haciéndolo- sin aspavientos, consciente de la carga inmensa de responsabilidad que el apellido colocaba sobre sus hombros, acompañada por Juan Mari, arropada por un equipo de una inusual solidez, pero sin dejar que todo esto determinase el desarrollo de una cocina, la del restaurante Arzak, que sigue siendo una de las referencias de la cocina internacional y que nunca se ha conformado con lo que es. La suya es  una cocina culta y sosegada, no exenta de experimentación y hondamente vinculada a la tradición y al territorio vasco; una cocina consciente de su pasado y abierta al futuro, curiosa, madura y capaz al mismo tiempo de preservar unas señas de identidad, un estilo, un carácter que está asociado ya de manera indisoluble al restaurante. Asumir un legado de esa magnitud y cargarlo con toda una vocación de futuro no es una tarea sencilla. Pocos cocineros serían capaces de llevarla a cabo. Y ese es, seguramente, el principal mérito de una cocinera discreta, metódica y esencial para entender la cocina vasca contemporánea. Por Jorge Guitian