Kiko Moya

WMvocento_admin
octubre 3, 2018
La cocina le corre por las venas. Con apenas catorce años comenzó a trabajar en el restaurante familiar. Después se formó con los mejores y un día trasladó ese establecimiento que habían dirigido sus padres y tíos a una localización espectacular en la falda del Montcabrer. Desde allí comenzó a dar rienda suelta a una cocina sostenida sobre firmes pilares conceptuales que explora el patrimonio culinario alicantino.