Tomeu Arbona

lrodriguez
octubre 19, 2018
Arbona consagra su obrador panadería a la arqueología del gusto: recupera técnicas y saberes tradicionales, se remonta a épocas olvidadas y retorna cada mañana al centro de Mallorca con una batería inenarrable de pastelones, empanadas, combinaciones de dulce y salado, panes de trigo local y ensaimadas elaboradas tal como hace dos siglos. Escribe el presente de la panadería mallorquina en pretérito perfecto.