WMvocento_admin
02 de Junio de 2008

Huerta de Albalá (Arcos de la Frontera, Cádiz) ha lanzado al mercado sus dos nuevos productos, Barbarosa y Barbazul. Un rosado y un tinto respectivamente, en los que historia y tradición gaditana se funden con el espíritu emprendedor de la bodega para elaborar dos vinos brillantes, frescos y vivos.

Desde los viñedos, donde se han escogido las mejores uvas Syrah, Merlot, Cabernet Sauvignon y Tintilla de Rota, hasta las barricas donde han descansado, ambos vinos se han elaborado de una forma minuciosa y artesanal.

Barbarosa es un 100% Syrah. Esta nueva joya de Huerta de Albalá se ha acogido a la denominación ‘Vinos de la Tierra de Cádiz', una marca bajo la que se comercializan los vinos que se producen en la provincia y que se apartan de los tradicionales jereces. El proceso de elaboración de Barbarosa se enmarca -junto a Taberner NºI– dentro de la apuesta de la bodega por los vinos tranquilos de alta gama en la zona. En palabras de Vicente Taberner, propietario de la bodega, "se ha conseguido un vino que evoca a los aromas del verano, fresco y con una riqueza aromática y amplitud de sabores extraordinaria". Este rosado es, hasta el momento, la opción más atrevida de Huerta de Albalá, una alternativa fresca para disfrutar de los largos días y alegres noches estivales.

Barbazul es una fusión de varietales (Tintilla de Rota, Merlot, y Syrah) y sensaciones que evocan en el paladar lo mejor de la sierra gaditana: su luz, su aroma y su paisaje. Acogido a la denominación ‘Vinos de la Tierra de Cádiz', este tinto -hermano pequeño de Taberner- es un tinto tan fresco, joven y vivo que recuerda al mar y a las salinas. Sorprende la presencia una vez más (al igual que ocurriera en Taberner y Taberner NºI) de la singular variedad Tintilla de Rota. Esta uva, en vías de extinción y recuperada en los últimos tiempos para la elaboración de tintos en la Sierra de Cádiz, aporta muchos matices a los vinos además de un color y aromas especialmente atractivos.

La bodega tiene previsto que la producción de Barbarosa y Barbazul alcance las 220.000 botellas, de las cuales 190.000 corresponderán al nuevo tinto, y las restantes 20.000 al rosado. Al igual que ocurriera con Taberner y Taberner NºI, Huerta de Albalá ha recurrido para la comercialización de sus nuevos vinos a comerciales propios, y distribuidores zonales siempre dirigidos a establecimientos gastronómicos y tiendas especializadas. La bodega se plantea a corto plazo el objetivo de iniciar las exportaciones. Las previsiones son que las ventas al exterior supongan el 50% y tendrán como destinos preferentes Puerto Rico, Suecia y Méjico con previsión de ampliar más tarde la actividad exportadora a nuevos mercados.