Juan Parés, del Grupo La Santanderina, nos presenta el modo en que su grupo textil, La Santanderina, lucha contra esa marea de plástico que se extiende al parecer sin solución por el mar.

csoriano
30 de Enero de 2019

El Grupo Santanderina es una de las empresas textiles más poderosas de nuestro país. Radicada en Cantabria, ha hecho de la innovación destinada a preservar el medio ambiente uno de los motores de su competitividad.

Uno de los proyectos que mejor reflejan su compromiso con nuestro planeta lleva como nombre Secqual. Se trata de una startup creada junto a Ecoalf y Antex para recuperar el plástico recogido por los pescadores en el mar y transformarlo en tejidos para la industria.

Hay que recoger ese plástico y clasificarlo para su uso. Pero de hecho las prendas son todas de uso normal. Cada kilo de basura marina se transforma en un kilo de material textil. Es asombroso. “El plástico no es el problema –nos dice Parés-, sino el uso que hacemos de él”.

El segundo proyecto en el que se implican radica en reducción de emisiones:  Cada vez que lavamos se producen 1600 microfilamentos, un material que es imposible evitar que llegue al mar. El microfilamento es extremadamente dañino porque el pez lo consume y pasa a la cadena alimenticia.

Por todo ello, La Santanderina trabaja con productores de materias primas, de lavadoras y jabones instándolos a crear entre todos una cadena que controle la emisión de esos microfilamentos.

Su mensaje: “No existe futuro sin el presente. Hay que centrarse en cómo interactuamos con la naturaleza” Esto va de respeto, comportamiento, hábitos y formación. La sostenibilidad salvará el planeta. Debemos encontrar la forma de que entre en la cuenta de resultados”

Un ejemplo a seguir..