WMvocento_admin
03 de Diciembre de 2007

La primera edición del Concurso de Postres de Restaurante, The Best Dessert of Restaurant, ya tiene vencedor. Se trata de Rafael Delgado, pastelero del restaurante Via Veneto de Barcelona, quien se hizo con el "Premio al Mejor Pastelero de Restaurant 2007" tras cautivar al selecto jurado compuesto por maestros de la talla de Pierre Gagnaire, Albert Adrià, Oriol Balaguer, Martín Berasategui, Philippe Bertrand, Jordi Butrón, Jordi Roca y Paco Torreblanca entre otros. Sander Goosens y Roger Cama se alzaron con los premios "Postre creativo" y "Respeto a la tradición" respectivamente.
Rafael Delgado, pastelero del restaurante Via Veneto de Barcelona , se proclamó vencedor de la primera edición del Concurso de Postres de Restaurante, The best dessert of restaurant, una apasionante jornada gastronómica celebrada en las nuevas instalaciones de la Escuela Espaisucre en la Ciudad Condal.
Delgado fue reconocido como el Mejor Pastelero de Restaurant 2007 entre otros siete finalistas gracias a una refrescante propuesta denominada Lemon Tea, un postre que parte de un té al limón. Su habilidad en la final le hace acreedor de una plaza para el curso anual de postres de restaurant de la Escuela Espaisucre para la promoción 2008/2009. El "Premio al Mejor Pastelero de Restaurant 2007" incluye a su vez una plaza para realizar un stage de un mes de duración en la pastelería del restaurante elBulli con todos los gastos incluidos, además de una máquina de helados H1 de la marca Sosa y un lote de libros gastronómicos cedido por Montagud Editores.
El belga Sander Goosens, chef pâtissier de la pastelería Michielsen en Amberes (Bélgica) se hizo con el premio al Mejor "Postre creativo" con Pas de rouge, un postre que combina sabores como remolacha, cerveza y queso, mientras que Roger Cama, pastelero del restaurante Drolma de Barcelona, se llevó el premio al Mejor Postre bautizado como "Respeto a la tradición" con Stracciatella de trufa con babá de café, cacao y castañas. Ambos galardones otorgan a sus creadores un curso en la prestigiosa escuela Lenôtre de París y un lote de libros cedido por Montagud Editores.
El fallo del jurado se dio a conocer en una gran gala que congregó a cerca de 200 personas en un entorno inmejorable como es la Torre del Lleons de Barcelona.